Anuncios

Otra tregua trampa

  Parece que no escarmentamos. Vuelven a aparecer ante los medios de comunicación unas imágenes calcadas de tres terroristas delante del mismo cartel con el logotipo de ETa, con las mismas capuchas y txapelas- me pregunto si las llevarán a la tintorería ya que las usan en fechas señaladas- diciendo lo mismo que la última vez. A las pocas horas de la anterior comparecencia recordemos que voló por los aites la terminal del aeropuerto de Barajas. Hoy, nuestros sesudos políticos dicen que el discurso tiene nuevos matices, que la tregua es verificable y bla, bla, bla. Lo que no se puede es tropezar cuarenta veces en la misma piedra. El observador internacional que debe verificarla ¿es el tipo este sudafricano que se ofreció a supervisar el proceso a cambio de una pasta gansa? Si es así se lo puede ahorrar ya que me fío tanto de él como de Josu Ternera.
Lo que de verdad deberían hacer los asesinos es decir que su actividad se acabó para siempre, dejar las armas, entregarse a la justicia a rendir cuentas y, no menos importante, pedir perdón a las víctimas.
Con estas minitreguas de mentira lo que pretenden es poder presentarse de nuevo a las elecciones y conseguir alcaldías y presupuestos municipales que les permitan seguir financiando su lucrativo negocio de extorsión. ¿Han dejado de chantajear a empresarios? ¿Han dejado de robar arsenales para rearmerse en este período? ¿Han dejado de fijar futuros objetivos en sus mirillas? ¿A que no? Pues que no crean que por tener un gobierno crédulo y débil y una oposición tibia e inoperante todos los españoles vamos a tropezar de nuevo en la misma piedra. Esta vez no. Si quieren una solución definitiva en sus manos está el fin del terrorismo pero ni moral ni políticamente pueden exigir ni una sola condición. Si crees que eres la solución para Euskadi, preséntate a unas elecciones a cara descubierta y así verás quién comulga con tus ideas y quién no. No se puede ir a votar con capucha.

Sobre la ley Sinde

Estamos estos días entre un tira y afloja de gobierno e internautas sobre el derecho a descargarse contenidos gratuitamente de internet o sobre el cierre de ciertas páginas web que permitan descargas “ilegales” de modo preventivo hasta que un juez ratifique o rectifique dicho cierre.
Primera consideración. Lo que me preocupa de esta ley no es en sí el cierre de páginas sin que pase un procedimiento jurídico en vez de uno administrativo la denuncia, no. Lo que me preocupa es la indefinición jurídica del asunto. Si los que juzgan si la página es candidata a cerrarse o no serán los miembros de un comité de expertos de la sociedad de autores o no se sabe muy bien quién. ¿Hasta qué punto se ha buscado el consenso con las asociaciones de internautas? ¿No es verdad que acaban de perder la votación para implantar dicha ley en la comisión del congreso? ¿Por qué? La respuesta es sencilla: porque aunque el fin que pretende sea el más loable, la forma está mal diseñada.
Segundo punto: Señores internautas, entre los cuales me incluyo. ¿A que mola el gratis total? Pues sí, pero no puede ser. Si la gente que diseña contenidos de primera calidad para que los disfrutemos en la red y nos entretengan en las distintas variedades (música, vídeo, cine, etc) que las plataformas ofrecen no cobran por ello, van a dejar de fabricar productos de cierta excelencia y la red se quedará con subproductos de baja calidad, vídeos absurdos en youtube y música de tercera fila o de autores que no interesan, grabada en tecnología casera para que llenemos nuestros ipods.
Soluciones: Lo primero es llegar a un acuerdo y que todos cedamos un poco. Si pagamos un precio justo por la música que queremops escuchar nos compensará descargarla desde una página oficial, la descarga será segura, podremos optar a extras como: entrada a conciertos, merchandising del artista y demás. Spotify es un buen ejemplo de cómo pueden funcionar las cosas. Las productoras y las plataformas deben dar productos más baratos, fáciles de acceder a ellos y en múltiples formatos para llegar al mayor número posible de usuarios que usan distintas herramientas. Deben regular las descargas las leyes consensuando más que prohibiendo y, por encima de todo, educar al usuario.

Zapatero y los papeles indiscretos

Los famosos papeles del Departamento de estado norteamericano han filtrado que zapatero ofreció a Obama, a través de su embajador alan Solomont, la posibilidad de incrementar su presencia militar en la base de Rota para mejorar la eficacia del sexto mando militar regional estadounidense dedicado a África (AFRICOM) y que actualmente tiene su base en Stuttgart, alemania. el objetivo principal de este mando es mejorar la eficacia y coordinación de los ejércitos africanos y así luchar contra el terrorismo o la piratería, por ejemplo, de manera más eficaz.
Hay que ver cómo cambian los tiempos. ¿Se acuerdan del grito socialista “OTAN no, bases fuera”? A buen seguro que nuestro presidente era uno de aquellos jóvenes que gritábamos dicho eslógan para acabar con las bases norteamericnas en territorio español se conoce que cuando ves los toros desde la barrera no puedes tener la misma opinión que cuando bajas a torear al ruedo. Lo que se intuye de dicho ofrecimiento no es que españa quisiera mejorar sus relaciones internacionales o tener mayor presencia en los organismos internacionales, no. Parece ser que lo que pretendía el eterno improvisador que nos gobierna era cerrar cuanto antes la tensa relación con Bush y, haciendo la pelota al nuevo inquilino de la Casa Blanca era un buen método de que los yankees nos volvieran a tener en cuenta.
Cuando el general Ward, a la sazón jefe de AFRICOM llegó a España fue recibido con entusiasmo y éste invitó a España a participar en unas maniobras en varios países del Sahel a las que acudieron varios militares españoles, eso sí, en secreto para no cabrear a los pobrecitos terroristas que mantenían secuestrados a Roque Pascual y Abert Vilalta.
Los servicios de inteligencia norteamericanos ofrecieron su ayuda para localizar a los secuestrados y el gobierno español les agradeció una ayuda que, a la postre resultó totalmente ineficaz. Vamos, peloteo puro y duro. Pues volviendo al “OTAN no, bases fuera” y “Nucleares no”, resulta que lo que ahora quieren los norteamericanos es ampliar el número de puertos españoles en los que puedan atracar buques nucleares. A Cartagena, Rota y Palma quieren añadir Tarragona y las Palmas. Cómo cambian los tiempos. ¿Qué se juegan a que les decimos que sí?

El negocio de la FIFA. Adiós al Mundial

Cada vez estoy más convencido de que el fútbol como deporte ha dejado de existir. Los intereses económicos son los que mueven hoy en día un deporte que ha dejado de serlo para convertirse en un show al más puro estilo Las Vegas. A los jerifaltes de la FIFA y la UEFA, grandes comedores y mejores bebedores, que decía el maestro José María García, se le hacen los ojos chiribitas cada vez que vislumbran en lontananza el símbolo del Dólar. Hoy se ha celebrado en Suiza (Las multas las cobran en Francos suizos, eso sí) el sorteo para la sede de los dos próximos campeonatos mundiales de fútbol y, oh sorpresa, que se los han llevado rusia y Qatar respectivamente. El poder del dinero es el poder celebrar un festival que ven cientos de milloones de personas de todo el mundo. Evidentemente lo que le interesa a los organismos internacionales del balompié es abrir nuevos mercados y así incrementar su cuerno inagotable de la abundancia. ¿Que Portugal y España tienen ya construidos los estadios, las infraestructuras hoteleras y de transportes y una tradición turística de primer nivel para una clientela potencial de millones de asistentes?
Pues a la FIFA , con perdón, se la trae floja. Ellos ya ven ese mercado asegurado y muy trillado así que abren el país de los soviets y a los ricachones del Golfo para que a estos otros golfos no les falte el parné multiplicado por diez los próximos decenios. ¿Para qué sirven los comités evaluadores y las comisiones que envían a cada candidatura durante los años que dura la competencia? Pues para viajar y comer de gratis una manada de estómagos agradecidos. Lo que me indigna no es que se lo den a un país como rusia que aún debe construir trece de los diecisiete estadios que hacen falta para la celebración del evento o que Qatar acoja una competición deportiva aunque apenas tenga territorio y población para llenar un estadio de segunda división B. Lo que me mosquea de veras es que monten un paripé si ya tienen decidido desde el principio a quién se lo van a dar, pero que lo hagan sin tapujos y alegando las razones que les dé la gana que para eso el negocio es suyo en exclusiva y que a los ciudadanos de los países que optamos ingenuamente a ser candidatos no nos cueste un duro alimentar a semejante manada de vividores. ¡Ya me he desahogado, hala!

Pero…¿En manos de quién estamos?

Hoy hay mucha tela que cortar ya que se nos han juntado las filtraciones de Wikileaks, las elecciones catalanas y el partido Barcelona -Real Moudrid. Vamos por partes:

En cuanto a las famosas filtraciones de documentos, no sé si han reparado en unos documentos que, de ser ciertos, son gravísimos. No me refiero a la guerra de Irak ni ese tipo de documentos sino al hecho de que, al parecer, la OMS (Organización Mundial de la Salud) tiene ciertos intereses ocultos con diferentes farmacéuticas de modo que las indicaciones que dan ante ciertas enfermedades están sesgadas por el matiz económico y no por el preventivo. Es decir, que para afrontar distintas enfermedades, la OMS recomienda tal o cual fármaco y no tal o cual método preventivo, que por supuesto es gratis. ¿Se trata de mejorar la salud del planeta o de lucrarse de la enfermedad recomendando fármacos “amigos”? Es terrible pensar que directivos de una asociación sin ánimo de lucro sí tengan dicho ánimo, sindo perjudicados los más desfavorecidos. En fin, nada nuevo.

Las elecciones catalanas nos dejan un voto nacionalista de derechas que me parece muy bien si es eso lo que quieren los catalanes. Lo que me preocupa de verdad son los cuatro escaños (más de cien mil votos) que ha obtenido el ínclito Laporta, el cual recordemos que aparte de su odio visceral a España es más un showman trepa que un político al uso. Recordemos también que hasta hace dos días una de sus “miembras” era una famosa pornostar. ¿Podemos quejarnos luego de cómo nos representan nuestras instituciones? Tenemos ni más ni menos que lo que nos merecemos. Luego querrán los padres ir a inscribir a sus hijos a un colegio en el que se den las clases en castellano, pero la realidad es que un gran porcentaje ni siquiera fue a votar. Así no se cambian las cosas. Parece que más que unas elecciones ha sido un palo, un voto de castigo al PSOE a través del revés con bofetada y colleja al PSC del ultraderrotado Montilla. El tripartito les ha estallado en las narices. Aviso a navegantes en las elecciones de Mayo. Claro que si el presidente Zapatero tuviera un mínimo de dignidad ya habría dado un paso al frente asumiendo su culpa y hubiera expresado su deseo de no presentarse a la reelección dejando al frente del partido a alguien más capaz que él, que para eso tampoco hay que rascar mucho. Del PP mejor ni hablamos porque aunque haya subido hasta la tercera posición en votantes aún está muy lejos de ser alternativa en los feudos nacionalistas y su presidente nacional no es mucho mejor que Zapatero ni en capacidad ni en valoración por parte del electorado. ¿Qué tendrá el poder?

Por último, a la llegada del Real Moudrid a Barcelona, unos individuos de nula catadura moral y escasa intelectual recibieron a los madridistas arrojando objetos al autocar, causando desperfectos en una de las lunas a causa de un botellazo. La seguridad, a todas luces insuficiente, no daba abasto ante tanto cafre y los medios de uno y otro lado, venga a calentar los ánimos desde hace más de un mes. ¡Por Dios! Es solo un partido de fútbol, un juego. Sí, quizá es lo más importante del mundo para muchos de ustedes, pero no he visto a nadie recibir a botellazos al ministro que les hizo perder el empleo ni ir a arrojar piedras a la Moncloa. No digo que haya que hacer este tipo de actos vandálicos, Dios me libre, simplemente les llamo la atención sobre lo que realmente importa y puede marcar nuestras vidas y un encuentro de fútbol no tiene la trascendencia que le queremos dar. Al margen de tontos agresivos, ruego a los que tienen el poder de convocatoria, a la prensa, a los directivos, que pongan un poco de cordura y nos dejen disfrutar del mero espectáculo del fútbol sin violencia. Los jugadores, además de estrellas son personas con una familia detrás y van a un campo de fútbol a ejercer su profesión lo más dignamente posible. Yo soy un Atlético reconocido pero no me gusta que apedreen ni al rival ni a nadie. El fútbol y el conducir saca lo peor de cada uno de nosotros. Pero…¿En manos de quién estamos?

El Sahara olvidado

Estos días contemplamos con horror cómo de unos disturbios en el Sahara Occidental se ha pasado a una fortísima represión por parte de Marruecos que ha desembocado en una masacre en la que han muerto decenas de personas. Muchas instituciones interesadas en cuantificar la muerte se han dedicado a esgrimir estadísticas de muertos contra la parte contraria como si del marcador de un partido se tratase. El que más muertos ponga encima de la mesa es el ganador. Me produce náuseas cuando la muerte y el sufrimiento se cosifican y pasan de ser una verdadera tragedia a una mera estadística. Aún me aterra más cuando, y perdonen que siga con el símil deportivo, le piden al árbitro que intervenga, en este caso Naciones Unidas, y éste se inhibe de la tángana, vetando Francia de manera vergonzosa una actuación más que necesaria en un conflicto que se alarga ya treinta años, creo yo bastante más de lo debido.
El Sahara pasó a ser provincia española en enero de 1958 y vivió unos diez años de relativa tranquilidad y estabilidad dentro de lo que puede considerarse estable un territorio colonizado por una cultura ajena a la nativa. Se construyeron algunas ciudades dotadas de servicios como hospitales y escuelas, y había una convivencia más que aceptable con las tribus bereberes de la zona hasta que Maruecos, una vez alcanzada su independencia de Francia comienza con reclamaciones territoriales sobre el Sahara, a las que posteriormente se une Mauritania. En 1968 se crea el Movimiento independentista de Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro que también presiona para lograr la descolonización por parte de España. Todos estos movimientos, sumados a que en 1967 la ONU recomendara asimismo dicha descolonización desembocaron en una presión sobre las autoridades españolas que, poco a poco, tras sufrir ataques cada vez más intensos(la guerra que nunca se reconoció por parte del franquismo aunque los que tuvimos familiares allí bien que sabemos de su existencia y sus muertos) y sin una infraestructura ni un apoyo político suficiente desde España, la cual daba los últimos coletazos de la debilitada dictadura de un Franco viejo y enfermo, no es capaz de controlar la situación y abandona el Sahara de mala manera tras la famosa Marcha Verde; orquestada desde el palacio de Hassan II y que, disfrazada de marcha pacifista, fue una invasión marroquí en toda regla. Los mauritanos, viendo que podían sacar tajada del pastel la apoyaron sin ambages y la ONU desestimó una vez más la iniciativa española de un referéndum durante la primavera del 75 y nos mandó al tribunal de la Haya. Los marroquíes y mauritanos, como suele ser su costumbre, se pasaron los acuerdos que acababan de firmar con España por el forro de sus caprichos y comenzaron a ocupar militarmente ciudades saharauis hasta febrero del 76. En abril se repartieron definitivamente el pastel. El Frente Polisario comienza sus ataques desde Argelia, donde tienen sus campamentos y en el 79 Mauritania firma la paz con el Polisario y devuelve sus territorios. Marruecos sigue en su tarea de colonización y levanta, del 80 al 87, un muro vergonzoso, de norte a sur, que no fue tan criticado como el que han levantado los hebreos en los territorios palestinos, aunque aquel era la Gran Muralla en comparación con éste(mide 2720 km), pero increíblemente pasó mucho más desapercibido y desde luego fue mucho menos criticado. Lo que de verdad interesaba a Marruecos era controlar la riqueza de las minas de fosfatos de Bucraá, y lo que desde luego le importaba un comino era la vida de sus ahora súbditos a la fuerza. Siguen las escaramuzas y los tira y afloja hasta que la ONU, en abril de 1991, en su Consejo de Seguridad, en su resolución 690, decidió establecer la misión para el referéndum (MINURSO, Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental), previendo la consulta para 1992. Pues hasta hoy, señores. No se llegó a celebrar.Ni siquiera la intervención de James Baker en 2003 pudo hacer posible la celebración del referéndum y eso que esta vez el Polisario aceptó. pero Marruecos se siguió oponiendo a cualquier posibilidad de independencia y ha reprimido con dureza cualquier protesta, incluso con muchos muertos encima de su espalda, como hace unos días. El gobierno español se ha mostrado tibio en este asunto pero si lo pensamos friamente, aparte de no tener un Ministerio de asuntos Exteriores solvente ni ninguna influencia en el plano internacional, ¿creen realmente que puede España ayudar a resolver un conflicto que a nadie le interesa? Los marroquíes están a partir un píñón con Francia y Estados Unidos y Europa les considera un aliado indispensable en el control y freno de la expansión de Al Qaeda en el norte de África así que ¿quién le va a toser al rey Mohammed en sus pretensiones colonialistas? ¿A quién le han interesado realmente las tribus bereberes del Sahara? A España no le interesó en su momento conservar al menos su lealtad, a Marruecos sólo les interesa exprimir sus recursos, a Mauritania no les importa nada una extensión de desierto de la que no pueden sacar tajada y occidente hace como las estatuas de los famosos monos: se tapa los ojos, las orejas y deja para mañana lo que debería hacer hoy. ¿Para qué sirve entonces Naciones Unidas? Créanme, cada vez para menos. Oir, ver y callar. está demasiado politizada. Otra cosa es que un día haya suficiente petróleo como para despertar el interés de los poderosos. Ese día les digo yo que en el referéndum ganarán las petroleras, pero al menos habrá referéndum. Mientras tanto el Sahara seguirá olvidado y nosotros lavaremos nuestras conciencias recogiendo a los niños de los campamentos para que vengan en verano a bañarse en nuestras piscinas, operarse en nuestra flamante Seguridad Social y a comer fruta para tomar vitaminas que les den fuerzas para gritar al menos un año más.