Sobre la ley Sinde


Estamos estos días entre un tira y afloja de gobierno e internautas sobre el derecho a descargarse contenidos gratuitamente de internet o sobre el cierre de ciertas páginas web que permitan descargas “ilegales” de modo preventivo hasta que un juez ratifique o rectifique dicho cierre.
Primera consideración. Lo que me preocupa de esta ley no es en sí el cierre de páginas sin que pase un procedimiento jurídico en vez de uno administrativo la denuncia, no. Lo que me preocupa es la indefinición jurídica del asunto. Si los que juzgan si la página es candidata a cerrarse o no serán los miembros de un comité de expertos de la sociedad de autores o no se sabe muy bien quién. ¿Hasta qué punto se ha buscado el consenso con las asociaciones de internautas? ¿No es verdad que acaban de perder la votación para implantar dicha ley en la comisión del congreso? ¿Por qué? La respuesta es sencilla: porque aunque el fin que pretende sea el más loable, la forma está mal diseñada.
Segundo punto: Señores internautas, entre los cuales me incluyo. ¿A que mola el gratis total? Pues sí, pero no puede ser. Si la gente que diseña contenidos de primera calidad para que los disfrutemos en la red y nos entretengan en las distintas variedades (música, vídeo, cine, etc) que las plataformas ofrecen no cobran por ello, van a dejar de fabricar productos de cierta excelencia y la red se quedará con subproductos de baja calidad, vídeos absurdos en youtube y música de tercera fila o de autores que no interesan, grabada en tecnología casera para que llenemos nuestros ipods.
Soluciones: Lo primero es llegar a un acuerdo y que todos cedamos un poco. Si pagamos un precio justo por la música que queremops escuchar nos compensará descargarla desde una página oficial, la descarga será segura, podremos optar a extras como: entrada a conciertos, merchandising del artista y demás. Spotify es un buen ejemplo de cómo pueden funcionar las cosas. Las productoras y las plataformas deben dar productos más baratos, fáciles de acceder a ellos y en múltiples formatos para llegar al mayor número posible de usuarios que usan distintas herramientas. Deben regular las descargas las leyes consensuando más que prohibiendo y, por encima de todo, educar al usuario.

Anuncios

Un comentario en “Sobre la ley Sinde

  1. Lo que no entiendo es por qué algo tan sencillo y evidente todavía se pone en duda.
    ¿Quizá se trata de que los derechos sobre la propiedad intelectual (en algunos casos) son elevadísimos?
    No lo sé.
    Cuando entro en una ferretería a por tornillos, pongo por caso, o a un estanco a por tabaco, no rechisto cuando me piden un precio. Lo pago o me voy sin ello, así de sencillo. Si lo mango, lo más probable es que me acaben pillando… ¿Por qué cuando se habla de los músicos, escritores, pintores, fotógrafos, cineastas, etc. se discute que haya que pagar un precio por ‘consumir’ su producto? Otra cosa diferente -y a lo mejor ahí también hay tela que cortar- es si ya están subvencionados, por qué es tan caro acceder a sus contenidos.
    Y también se puede argumentar que si la cultura es un derecho que ampara a todos los ciudadanos, si acceder a la cultura es caro, quienes no tengan suficientes recursos quedarán en fuera de juego…
    Recuerdo que una de las primeras ediciones de cierto programa/concurso de TVE la venta de cd se hizo multitudinaria y los costes se abarataron al menos en dos tercios respecto del precio estándar por aquél entonces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s